/Cielo e infierno


Cielo e infierno

PRIMERA IGLESIA BAUTISTA DE MILAGRO

E Mail   pibm@live.com.mx           http://jhonnyquinde.com/

Pastor Jhonny Quinde Ávila. Tema   Adaptado.  28 de febrero 2010

El cielo y el infierno

“Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos; mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.” — Mateo 8:11, 12.

Objetivo. Demostrar  a los presentes la realidad del cielo y el infierno para que tomen una decisión a tiempo.

Introducción. Hoy vamos hablar  claro al tratar el presente tema, creo que es  digno de atención. Por eso tengo la certeza que dispondremos de un auditorio atento, sin interrupciones y celulares apagados. La Biblia dice: “Jehová está en su templo calle delante de Él toda la tierra”. Es molestoso cuando usted vine con toda la predisposición para escuchar la palabra de Dios y otros  interrumpen con sus conversaciones y timbres de celulares, distraen  y se pierde la concentración en lo que se está escuchando.    

En esta mañana  pretendo animarlos para que busquen el camino al cielo si no lo ha hecho.  Tendré que expresar también algunas cosas severas relativas al fin de los hombres que se pierden en el abismo del infierno. Sobre estos dos temas voy a predicar, con la ayuda de Dios. Pero les suplico, les pido,  por amor de sus almas, que disciernan entre lo que es correcto y lo que no lo es; comprueben si lo que yo les digo es la verdad de Dios. Si no lo es, rechácenlo totalmente y arrójenlo lejos; pero si en verdad lo es y lo desprecian, será bajo su propio riesgo; pues como tendrán que responder ante Dios, el grandioso Juez de cielos y tierra, no les irá bien si desprecian las palabras de este mensaje.

El  texto consta de dos partes. La primera es muy agradable, y me proporciona gran placer; la segunda es terrible en extremo; pero puesto que ambas son verdades, ambas deben ser predicadas. La primera parte dice: “Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos.” La frase que yo llamo la parte negra, oscura y amenazadora es esta: “Mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.”

I. UNA PROMESA SUMAMENTE GLORIOSA. V. 11.  Me gusta mucho este pasaje, porque me descubre lo que es el cielo, y me presenta un hermoso cuadro de él. Dice que es un lugar donde voy a sentarme con Abraham, e Isaac y Jacob. Llegará el día  (ver) Apocalipsis 21:4;  Cuantas veces deseamos descansar del duro trabajo que se realiza aquí en la tierra. Pero “Hay una tierra feliz Lejos, lejos, muy lejos, donde ese trabajo arduo y agotador es desconocido. Más allá del firmamento azul, hay una hermosa ciudad luminosa, cuyos muros son de jaspe, y cuya luz brilla más que el sol. Allí “los impíos dejan de perturbar, y allí descansan los de agotadas fuerzas.” Allí están los espíritus inmortales que no necesitan limpiarse el sudor de su frente, pues “no siembran, ni siegan,” ni están sometidos a un trabajo arduo y agotador.

El Himno Bautista 508 dice: Hay un mundo feliz más allá, Donde moran los santos en luz,  Tributando eterno loor, Al invicto y glorioso Jesús. CORO En el mundo feliz Reinaremos con nuestro Señor; En el mundo feliz Reinaremos con nuestro Señor.

Pronto, nos  sentaremos a la mesa del banquete de Dios; sí, estaré reclinado en el pecho de Abraham, y estaré tranquilo para siempre. Hermanos y amigos que  están cansados, pronto no tendrán que fatigarse ni levantarse para desempeñar arduas labores antes que salga el sol, y trabajar hasta alta horas de la noche. Estaremos en compañía de  Abraham e Isaac y Jacob.” Algunas personas piensan que no conoceremos a nadie en el cielo. Pero nuestro texto declara aquí que nos “sentaremos con Abraham e Isaac y Jacob.”

Anécdota. Una señora  recibió la visita de un pastor  en su lecho de muerte, y le dijo: “quiero hacerle una pregunta, ahora que estoy a punto de morir.”  El pastor preguntó, “¿cuál es?” “¡Oh!”, respondió ella muy afectada, “quiero saber si hay dos lugares en el cielo, pues yo no podría soportar que Betsy, la cocinera, estuviera en el cielo junto conmigo. Es tan poco refinada.” El pastor dio la vuelta y respondió: “oh, no se preocupe por eso, señora. No hay temor de eso; mientras no se despoje de su orgullo, usted no entrará nunca al cielo.” Todos nosotros debemos despojarnos de nuestro orgullo.

vendrán muchos y se sentarán.” El cielo es un lugar grande para todos. Juan 14: 1-2: “He aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero;” Apocalipsis 7:9;  Vale la pena predicar este evangelio porque en el cielo habrá una gran multitud.  Jesús dijo:   “Ve por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa.” Lucas 14:23;  “Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos.”Mateo 8:11;

Hay una palabra más que debo resaltar esa es la palabra: van a venir (vendrán). El diablo dice, “no vendrán;” pero “ellos vendrán.” Sus pecados dicen: “ustedes no pueden venir;” Dios dice: “ustedes van a venir.” Ustedes mismos dicen: “no vendremos;” Dios dice: “ustedes van a venir.” Por el amor y la misericordia de Dios muchos vendrán. Los más viles pecadores  estarán allí. Jesús dijo que aun los borrachos  y las  prostitutas  irían delante de nosotros porque ellos creyeron.  Aleluya.

II. En la segunda parte, del  texto es desgarrador. Es una triste tarea pero está en la Biblia y hay que predicarlo.   8.12 Allí será el lloro y el crujir de dientes: otra posible traducción: vendrán el llanto y la desesperación;

Mateo 8:11,12; (Comentario)  saca a relucir las implicaciones del contraste para el desarrollo futuro del pueblo de Dios. Muchos vendrán del oriente y del occidente (y este creyente gentil sirve de prototipo de estos) y se reúnen con los patriarcas judíos en el banquete mesiánico, que todos los judíos esperaban disfrutar por derecho. Al mismo tiempo, sin embargo, los judíos hijos del reino, que no compartían esta fe de los gentiles, se encontrarían excluidos, en el lugar donde por costumbre popular se asignaba a los gentiles. La base para ser aceptos en el reino de los cielos ya no sería cuestión de origen racial sino de fe.

 

Así, si la Biblia dice: “Los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera,” Ahora, ¿quiénes son esos hijos? Les diré. “Los hijos del reino” son esas personas que se hacen notar por sus muestras externas de piedad, pero que no tienen sus características interiores. Personas que ustedes verán marchando hacia la iglesia, tan religiosamente como es posible, con sus Biblias y sus himnarios, imaginándose que están seguros de ser salvos, aunque su corazón no esté allí, nada sino sólo sus cuerpos. Estas son las personas que son “los hijos del reino.” No tienen gracia, ni vida, ni a Cristo, y serán echados a las tinieblas de afuera.

Además, estas personas son hijos de padres y madres piadosos. Pero que no siguieron sus ejemplos y enseñanzas, algunos pensaron que por las oraciones de  sus  padres tendrían el derecho de entrar en el cielo. ¡Ah!, de aquellos,  que pueden recordar a sus madres que les  enseñó muy temprano a orar: a sus  padres que les  instruyó en los caminos de Dios. Y sin embargo, están alejados de Dios  sin gracia en su corazón: sin la esperanza del cielo. Estás descendiendo hacia el infierno tan rápido como sus pies se lo permiten.

Una piadosa madre soñó un sueño terrible y se lo contó a sus hijos. Ella pensó que el día del juicio había llegado. Los grandes libros fueron abiertos. Todos ellos estaban ante Dios. Y Jesucristo dijo: “Separen la paja del trigo; pongan los cabritos a la izquierda, y las ovejas a la derecha.” La madre soñó que ella y sus hijos estaban de pie justo en el centro de la gran asamblea. Y el ángel vino, y dijo: “tengo que llevarme a la madre: ella es una oveja: ella debe ir a la derecha. Los hijos son cabritos: ellos deben ir a la izquierda.” Ella soñó que al retirarse, sus hijos la agarraban, y le decían: “Madre, ¿acaso podemos separarnos? ¿Acaso debemos estar separados?” Entonces ella los abrazó mientras les decía: “Hijos míos, si fuera posible, los llevaría conmigo.” Pero en un instante el ángel la tocó: sus mejillas estaban secas, y ahora, sobreponiéndose al afecto natural, siendo transformada en un ser supernatural y sublime, rendida a la voluntad de Dios, dijo: “hijos míos, yo les enseñé bien, yo los eduqué, y ustedes abandonaron los caminos de Dios, y ahora todo lo que tengo que decir es Amén a su condenación.” Entonces, en ese momento, ellos fueron arrebatados lejos, y ella los vio en tormento perpetuo, mientras ascendía al cielo.

Y ¿dónde serás echado? Debes ser echado “a las tinieblas de afuera;” serás colocado en el lugar donde no habrá esperanza. Pues, por “luz,” en la Escritura, nosotros entendemos “esperanza;” y tú serás echado “a las tinieblas de afuera,” donde no hay luz: no hay esperanza.

Y ahora, jóvenes y jovencitas, una palabra para ustedes. Tal vez piensen que el cristianismo no es para ustedes. “Seamos felices,” se dicen: “disfrutemos la vida”  ¿Por cuánto tiempo, jovencito, por cuánto tiempo? “Hasta que cumpla veintiún años.” ¿Estás seguro que alcanzarás esa edad?

Conclusión  Una palabra para concluir este mensaje. Les he hablado del cielo y del infierno, ¿cuál es el camino, entonces, para escapar del infierno y para entrar  en el cielo?  La Biblia dice: “Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo tu y tu casa” Hechos 16:31;   La Biblia dice: “Mirad a mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra, porque yo soy Dios, y no hay más.”  Isaías 45:22;

El 25 de noviembre de 1985 yo acepte a Jesucristo como mi Señor y Salvador desde entonces puedo cantor ese hermoso himno  que dice: “¡OH! hay un nombre nuevo en la Gloria mió es si mió es, y los Ángeles cantan la historia, salvo es el pecador, ¡OH! Hay un nombre nuevo en la gloria, mío es, si mío es, todos mis pecados ya son perdonado, gloria al Señor.

 

¿Esta el tuyo escrito?  Si no esta seguro hoy te invito a pasar al frente para  orar por tu salvación y así escaparas del infierno, vas a venir. Aun si no esta seguro de tu salvación, entonces  este mensaje era para ti. Ven ahora.

 

 Himno “Ven amigo al dulce Jesús. “

Puede ver nuevos temas del autor  visitando http://jhonnyquinde.com/