/Consejos prácticos para los creyentes


Consejos prácticos para los creyentes

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA LOS CREYENTES

Para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad. 1 Timoteo 3:15;

Introducción. Es una alegría ver la presencia de cada uno de ustedes en este día, el día del Señor, bienvenidos. En esta mañana estamos concluyendo la serie “Cuidando la iglesia del Señor” basada en la primer carta del apóstol san Pablo a Timoteo. Habíamos mencionada la preocupación que el gran apóstol sentía porque la Iglesia del Señor se administrara de la manera correcta. Esto le había llevado a escribir a su joven amigo y discípulo Timoteo esta carta un de las tres conocidas como cartas pastorales, para que la Iglesia del Señor sea dirigida responsablemente. Vimos la preocupación de Pablo de que la Iglesia de Cristo sea instruida en la sana doctrina como vimos en la primera enseñanza. Hablamos de la seria implicaciones si la falsa doctrina se hace presente en una congregación y como esta enseñanza se vuelve tan actual cuando vemos el surgimiento de apóstoles y profetas modernos con nuevas “revelaciones” y enseñanzas alejadas de las verdades bíblicas, siempre es funesto cuando la error doctrinal esta presente.

Vimos luego que parte del cuidado de la iglesia del Señor tiene que ver con que sus pastores, diáconos y líderes, de la iglesia reúnan las cualidades y requisitos bíblicos necesarios para estar al frente de una congregación.

En nuestro tercer tema vimos las Recomendaciones sobre la Adoración en la Iglesia. Hoy queremos complementar al finalizar esta serie con nuestro último tema CONSEJOS PRÁCTICOS PARA LOS CREYENTES los mismos que los encontramos en el capítulo 5 de primera de Timoteo. Bienvenidos una vez más.

LA CORRECCIÓN FRATERNAL No reprendas al anciano, sino exhórtale como a padre; a los más jóvenes, como a hermanos; 2 a las ancianas, como a madres; a las jovencitas, como a hermanas, con toda pureza. 1 Timoteo 5:1-2;

Exhórtale = Convencer, persuadir, Alentar. La exhortación no siempre es agradable. Puede que nos disguste tanto la obligación de dirigir una palabra de adverten­cia que tratemos de evitarla en todos los casos. Sin embargo muchas personas se habrían librado del dolor y del naufragio si se les hubiera dirigido una palabra de advertencia a tiempo. No puede haber tragedia más impactante que la de oírle decir a alguien: “Yo no habría llegado nunca a encontrarme en esta situación si tú me lo hubieras dicho a tiempo”. Siempre es un error callar la palabra que debía decirse. Si alguna vez tenemos razones para exhortar a alguien debemos hacerlo de tal manera que quede claro que no lo hacemos porque encontramos un placer cruel, ni porque queremos hacerlo, sino porque estamos obli­gados por el amor y tratamos de ayudar, no de lastimar.

Estos dos versículos definen el espíritu que se debe mani­festar en el trato con personas de distintas edades en la familia de la iglesia. A las personas mayores debemos mostrarles afecto y respeto. A un hombre mayor hay que tratarle como a un padre y a una mujer mayor como a una madre: Es deber de un joven el mos­trar respeto a sus mayores. La falta de experiencia de la juventud requiere la sabiduría práctica de la edad adulta para fortalecerlo y dirigirla.


DEBERES CON LA IGLESIA Y LA FAMILIA 3 Honra a las viudas que en verdad lo son. 4 Pero si alguna viuda tiene hijos, o nietos, aprendan éstos primero a ser piadosos para con su propia familia, y a recompensar a sus padres; porque esto es lo bueno y agradable delante de Dios. 5 Mas la que en verdad es viuda y ha quedado sola, espera en Dios, y es diligente en súplicas y oraciones noche y día. 6 Pero la que se entrega a los placeres, viviendo está muerta. 7 Manda también estas cosas, para que sean irreprensibles; 8 porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo. 1 Timoteo 5:3‑8;

El gozo de los hijos es esperar el día en que pudiera compensar a sus padres por todo lo que habían hecho por ellos. Causa tristeza ver que existen creyentes que no se preocupan por sus padres, por la anciana que le dio todo su amor, aquella que le cuido mientras estaba enfermo, que se sacrificó por darle una educación, hay madres abandonadas, se espera que entre los creyentes temerosos de Dios no suceda esto.

Un caso particular en nuestra iglesia (La hermana María)

UNA HONORABLE Y ÚTIL ANCIANIDAD 9 Sea puesta en la lista sólo la viuda no menor de sesenta años, que haya sido esposa de un solo marido, 10 que tenga testimonio de buenas obras; si ha criado hijos; si ha practicado la hospitalidad; si ha lavado los pies de los santos; si ha socorrido a los afligidos; si ha practicado toda buena obra. 1 Timoteo 5:9-10;

Vemos que la iglesia primitiva tenía una lis­ta oficial de viudas; y parece que la palabra viuda se usa aquí con un doble sentido. Mujeres que eran de edad avanzada y cuyos maridos habían muerto y cuyas vidas eran preciosas y útiles eran la responsabilidad de la iglesia; Tenían que haber sido mujeres de un solo marido, ejemplos de pureza y fidelidad, haber ganado una buena reputación por buenas obras. Los encargados de la Iglesia, varones o mujeres, tenían a su cuidado, no solamente su propia reputación personal, sino también el buen nombre de la Iglesia. Nada desacredita tanto a una iglesia como los encargados indignos; y no hay mejor publicidad para la Iglesia que una persona responsable que aplica su cristianismo a las actividades de la vida diaria.

LOS PELIGROS DE LA OCIOSIDAD 11 Pero viudas más jóvenes no admitas; porque cuando, impulsadas por sus deseos, se rebelan contra Cristo, quieren casarse, 12 incurriendo así en condenación, por haber quebrantado su primera fe. 13 Y también aprenden a ser ociosas, andando de casa en casa; y no solamente ociosas, sino también chismosas y entremetidas, hablando lo que no debieran. 14 Quiero, pues, que las viudas jóvenes se casen, críen hijos, gobiernen su casa; que no den al adversario ninguna ocasión de maledicencia. 15 Porque ya algunas se han apartado en pos de Satanás. 16 Si algún creyente o alguna creyente tiene viudas, que las mantenga, y no sea gravada la iglesia, a fin de que haya lo suficiente para las que en verdad son viudas. 1 Timoteo 5:11‑16;

Un pasaje como éste refleja la situación social en que se encontraba la Iglesia Primitiva. No es que se condene a las viudas más jóvenes por casarse otra vez. Lo que se condena es otra cosa. Muere un marido joven; y la viuda, en el dolor del momento, decide permanecer viuda toda la vida y dedicarse a la Iglesia; pero más tarde cambia de opinión y se casa otra vez. A1 casarse otra vez se considera que está siendo infiel a su compromiso de vivir solo para Cristo y la Iglesia. Habría sido mejor que nunca hiciera ese voto. Lo que complicaba mucho éste asunto era el trasfondo social de aquellos tiempos. Era casi imposible para una mujer soltera o viuda el ganarse la vida honradamente. Muchas de ellas se veían impulsadas a la prostitución para poder vivir. La mujer cristiana, por tanto, tenía que casarse o dedicar su vida completamente al servicio de la Iglesia; no había término medio. En cualquier caso, los peligros de la ociosidad siguen siendo los mismos en cualquier edad.

Se establece por lo tanto que tales mujeres deben hacer todo lo posible para suplir sus necesidades: «Que haga cosas de lana y ayude a otras en lugar de ser ella la que necesite ayuda.» La beneficencia de la iglesia no existe para hacer que las personas sean perezosas y dependientes. Tales mujeres no deben ser envidiosas ni celosas.

REGLAS PRÁCTICAS DE ADMINISTRACIÓN 17 Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar. 18 Pues la Escritura dice: No pondrás bozal al buey que trilla; y: Digno es el obrero de su salario. 19 Contra un anciano no admitas acusación sino con dos o tres testigos. 20 A los que persisten en pecar, repréndelos delante de todos, para que los demás también teman. 21 Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, y de sus ángeles escogidos, que guardes estas cosas sin prejuicios, no haciendo nada con parcialidad. 22 No impongas con ligereza las manos a ninguno, ni participes en pecados ajenos. Consérvate puro. 1 Timoteo 5:17‑22;

Aquí tenemos una serie de disposiciones de lo más prácti­cas para la vida y la administración de la iglesia. Los ancianos deben ser honrados como es debido y pagado adecuadamente. La figura es clara al respecto, no se les ponía el bozal a los animales que trillaban, dejándolos en libertad de comer todo lo que quisieran en recompensa por el trabajo que estaban haciendo. Esta ley concreta acerca de los bueyes de encuentra en Deuteronomio 25:4;

El versículo 19 deja en claro que en relación al anciano es decir al pastor no se debe permitir algún chisme o alguna acusación contra él. Lamentablemente no faltara alguien en la iglesia que se siente lastimado u ofendido por alguna situación o por alguna enseñanza pensando que es con dedicatoria, o alguna otra cosa, consejería, tal vez porque no le visito, las causa pueden ser muchas y en su resentimiento puede hablar mal del pastor levantando alguna acusación temeraria, el texto dice que no se debe admitir acusación al menos que estén presente dos o tres testigos para corroborar la información. Ciertamente el pastor no es infalible, si realmente se le comprueba su falta la iglesia está en la libertad de pedirle la renuncia, eso es lo bueno de una iglesia bautista que no tiene que quedarse con un pastor dictador o con mal testimonio. Pero siempre será con pruebas claras, Hoy más que nunca en nuestro país se esta aprendiendo que no es cuestión de levantar calumnias, pues si no la comprueba le puede salir el tiro por “culata” como dicen en nuestro medio.

A los que persistan en el pecado ha de reprendérseles públicamente. Esa pública reprensión tenía un doble valor. Le hacía al pecador considerar sus propios caminos; y hacía que otros tuvieran cuidado de una humillación semejante. Un pastor sabio conocerá el momento en que se han de mantener las cosas reservadas y el momento en que se ha de llegar a la reprensión pública. Pero suceda lo que suceda, la Iglesia no debe dar nunca la impresión de que hace la vista gorda en situaciones de pecado manifiesto.

Se exhorta a Timoteo a cumplir con su responsabilidad sin favoritismos ni prejuicios. A no precipitarse «en imponerle las manos a ninguno.» no ha de ser demasiado rápido en imponerle las manos a nadie para ordenarle para una responsabilidad en la iglesia.

Otro consejo que recibe Timoteo es no participar en pecados ajenos. Al respeto recuerdo una predicación para pastores del pastor Adrian Rogers en la que comparte de un miembro de su congregación. Un día por agradecimiento y amor le regalo un carro. El dijo: “quiero que sepas que recibo este regalo como de Dios por tu intermedio, pero que este regalo no impedirá que tenga que confrontarte si andas algún día en pecado” je je je es lo mismo que yo pienso.

CONSEJO A TIMOTEO 23 Ya no bebas agua, sino usa de un poco de vino por causa de tu estómago y de tus frecuentes enfermedades. 1 Timoteo 5:2; Entre los asuntos de la Iglesia y los problemas de la administración, Pablo encuentra el momento para introducir un detalle de consejo cariñoso para Timoteo acerca de su salud.

ES IMPOSIBLE OCULTAR NADA INDEFINIDAMENTE 24 Los pecados de algunos hombres se hacen patentes antes que ellos vengan a juicio, mas a otros se les descubren después. 25 Asimismo se hacen manifiestas las buenas obras; y las que son de otra manera, no pueden permanecer ocultas. 1 Timoteo 5:24-25; Este expresión nos mueve a dejarle las cosas a Dios y estar tranquilos. Hay pecadores obvios, cuyos pecados los están conduciendo claramente al desastre y al castigo; mientras que hay pecadores secretos que, tras una apariencia de rectitud impecable, viven una vida que es en esencia malvada y fea. El hombre puede que no lo vea, pero Dios sí. “El hombre ve la acción, pero Dios ve la intención”. No hay manera de evi­tar la confrontación final con el Dios que lo ve y lo conoce todo.

Para concluir amados hermanos, no olvidemos de cuidar en nuestra iglesia la sana doctrina, orar fervientemente por el ministerio pastoral de la iglesia, observar una correcta adoración dentro de la casa del Señor y de poner en práctica las enseñanzas de las cuales hemos hablado en este día, consejos prácticos para los creyentes en cuanto a la vida cristiana. Amén.

El Lcdo. Jhonny H. Quinde Ávila es el actual pastor de la Primera Iglesia Bautista de la ciudad de Milagro – Guayas Ecuador. www.facebook.com/primera.bautistademilagro