/El engaño del pecado I


El engaño del pecado I

El ENGAÑO DEL PECADO I

Historias Bíblicas

Porque la paga del pecado es muerte… Romanos 6:23ª;

PECADO – Cualquier desviación de la voluntad revelada de Dios: ya sea no hacer lo que él ha ordenado definidamente, o realizar lo que específicamente ha prohibido… El pecado es la desobediencia a Dios, traspasar los estatutos de Él y no aceptar el sacrificio de Cristo ni su palabra. Es desviación moral del ser humano que lo lleva a una conducta ofensiva a los ojos de Dios e impidiendo mantener una relación con el Creador.

El pecado se originó con Satanás, como consecuencia del orgullo desmedido que surgió en su corazón por la belleza y la sabiduría que Dios le había dado (Ez. 28:17). Y por el deseo irresistible de poseer lo que el Señor no le había dado y la envidia consiguiente (ls. 14:12-14).

El pecado entró en este mundo cuando Satanás indujo a Adán y Eva a apoderarse de lo que el Altísimo se había reservado para él, afirmando que así podrían alcanzar un nivel superior de sabiduría (Gn. 3:1-6). Ya que “el pecado entró en el mundo por un hombre”, y “todos pecaron”, cada ser humano está bajo pena de muerte (Ro. 5:12; 6:23). “Por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores” (v 19). “El pecado es infracción de la ley” (1 Jn. 3:4), así como “el cumplimiento de la ley es el amor” (Ro. 13:10). La palabra “ley”, en este caso, se refiere a toda la voluntad revelada de Dios, y en forma especial al Decálogo, que resume todo lo que el Señor espera del hombre (Ec. 12:13, 14). Donde no hay “ley”, es decir. Donde no hay revelación divina de la voluntad del Altísimo, no hay pecado ni transgresión (Ro. 4:15). Nuestro Señor dijo: “Si yo no hubiera venido, ni les hubiera hablado, no tendrían pecado”, pero en cuanto se conoce la voluntad de Dios, los hombres “no tienen excusa por su pecado” (Jn. 15:22). El profeta resumió los requisitos de Dios mediante esta amonestación: “Hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios” (Mi. 6:8), es decir, ser justos y considerados con nuestro prójimo, y conservar una actitud humilde delante del Señor. Cuando no alcanzarnos esta elevada norma, estamos pecando. “La paga del pecado es muerte” (Ro. 6:23).

El hombre debe guardar, cumplir la ley divina si quiere tener la vida eterna (Mt. 19:16-19). Pero nadie puede hacerlo por sí mismo. De otra manera no necesitaría un Salvador que “salvará a su pueblo de sus pecados” (Mt. 1:21). Sólo mediante Cristo (Jn. 15:5), cuando él vive en el corazón del creyente (Gá.2:20).

En la Biblia hay muchos sinónimos de “pecado”, “mal”, “iniquidad” “rebelión”, “maldad”, “culpa” “transgresión”, “injusticia”, “ilegalidad”.

El pecado es presentado como un engaño en el que cae el ser humano, al pensar que este no tendrá consecuencias. Romanos 3:10; 3; 23; 6: 23ª; Hebreos 3:13;

I El ENGAÑO DE LA INCREDULIDAD. “Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo; antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado. (Hebreos 3:12-13; con la alusión Éxodo 17:1-7).

“Mirad, hermanos”. (El autor les habla a los creyentes)  Es una amonestación que hace a los lectores de su carta, basado en la experiencia del pueblo de Dios en el desierto.  Como queriendo decir que si Dios no perdonó a los que  endurecieron su corazón en el pasado, Dios tampoco va a perdonar a los que se rebelan contra él en el presente.

“Para que ninguno se endurezca con el engaño del pecado”.  No entraron a la tierra prometida debido a su incredulidad (vv. 16-19).  La incredulidad fue el arma de Satanás para desalentar a los hebreos en el desierto. Su pecado le llevo a dudar de la guía y provisión de Dios.

¿Cómo nos engaña el pecado? Estudiar cómo fueron engañados los israelitas que perecieron en el desierto nos dará algunas ideas, porque ellos son el ejemplo dado por el autor de la carta a los hebreos, y nos advierte que no seamos como ellos. Los israelitas habían recibido las promesas del Señor de que los llevaría a la tierra de los cananeos y se la daría a ellos (Éxodo 3:7, 8, 16,17; 4:29-31). Vieron sus grandes obras en Egipto y salieron con riquezas, atravesando el mar que luego destruyó el ejército del Faraón. Por el día había una nube y por la noche una columna de fuego, y el Ángel del Señor presente allí nunca se apartó de ellos. Tenían la palabra de promesa abundantemente confirmada. Pero llegó el día cuando, después de viajar unas horas, no hallaron agua y tenían sed, como nunca antes. Entonces, en vez de mantener la confianza y expresar la fe y esperanza, dijeron a Moisés los había llevado al desierto para hacerles morir. Éxodo 17:1-7. Y por eso Dios se enojó. Los israelitas fueron endurecidos en sus corazones, no oyendo la voz del Señor y aceptando el engaño de la incredulidad.

II El ENGAÑO Y SUS MANIFESTACIONES. La victoria original de Satanás fue con el engaño en las áreas del mundo y de la carne contra la primera pareja: Adán y Eva; y esas, todavía siguen siendo sus tácticas hoy. “Porque todo lo que hay en el mundo, los DESEOS DE LA CARNE [el empeño por satisfacer las pasiones sensuales], los DESEOS DE LOS OJOS [anhelos egoístas de la mente], y la VANAGLORIA DE LA VIDA [la confianza en sus propios recursos o en la estabilidad de las cosas terrenales], no proviene del Padre, sino del mundo” (1 Juan 2:16).

Comparemos La Tentación De Eva Con Este Versículo: Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella”. Génesis 3:6; Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo 1 Juan 2:16;

GÉNESIS 3:6;                                                                       1 JUAN 2:16;

Bueno PARA COMER                                                                             “Los deseos de la carne”

Agradable A LA VISTA                                                                           “Los deseos de los ojos”

Codiciable para OBTENER SABIDURÍA                                       “La vanagloria de la vida”

Desde la caída de Adán y Eva, toda la humanidad ha sido gobernada en su naturaleza pecaminosa, si no en todas en algunas áreas de las expuestas anteriormente. Jesús fue tentado en todo exactamente como lo somos nosotros: “…pero sin pecado” (He 4:15).

Compare la tentación de Jesús con este versículo:

LUCAS 4:1-13                                                      1 JUAN 2:16

Las piedras en pan                                                            “Los deseos de la carne”

Los reinos del mundo                                                      Los deseos de los ojos”

El pináculo del templo                                                    “La vanagloria de la vida”

III El ENGAÑO EN HISTORIAS BÍBLICAS.

ADÁN Y EVA FUERON ENGAÑADOS. Ellos se dejaron llevar por la seducción de Satanás, ellos sabían que no debían desobedecer a Dios en su mandamiento pero la serpiente tergiversó las escrituras, “con que Dios os ha dicho que no coman de ningún árbol del huerto” Génesis 3:1; eso era una mentira… un engaño, la serpiente conocía perfectamente el mandamiento de Dios, y la mujer le dice: si podemos comer de todos los árboles sólo el que está en medio del huerto no podemos comer porque moriremos, la serpiente los engaña les dice: “no morirán sino que sabe Dios que el día que de él coman serán como él, conocerán el bien y el mal” Génesis 3:4-5;

La consecuencia. Ellos conocieron el bien y el mal pero les daño su integridad, a partir de ese momento cuando comieron se le abrieron sus ojos conociendo el pecado y trataron de esconderse de Dios. Su desobediencia les llevó a ello. Muchos hombres también tratan de hacer lo mismo. Les guste o no un día van a tener que rendir cuentas delante de Dios, por eso el ateísmo opera en muchas personas porque ellos piensan que no existe un Dios el cual van a tener que rendir cuanta de todo lo que hagan.

LA GENTE EN EL TIEMPO DEL DILUVIO VIVIAN ENGAÑADOS… 5 Vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos de su corazón sólo era de continuo el mal; 6 y se arrepintió Jehová de haber hecho al hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. 7 Por eso dijo Jehová: «Borraré de la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo, pues me arrepiento de haberlos hecho.» 8 Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová. Génesis 6:5 -8; Ellos pensaban que un evento como el diluvio nunca pasaría, La presencia de Noé les incomodaba con su testimonio de fidelidad a Dios, su predicación de arrepentimiento, y la construcción paciente del arca, testificaban del juicio de Dios por su pecado.

La consecuencia. No creyeron, vivía engañados hasta que llegó el diluvio y perecieron todos, excepto Noé y su familia.

ACÁN FUE ENGAÑADO. Pero los hijos de Israel cometieron una infidelidad en cuanto al anatema, porque Acán hijo de Carmi, hijo de Zabdi, hijo de Zera, de la tribu de Judá, tomó algo del anatema, y la ira de Jehová se encendió contra los hijos de Israel”. Josué 7:1; Acán fue engañado en su corazón pensando que su pecado no iba a ser revelado. Dios había establecido previamente la prohibición de tomar del antema, (Lo maldito) 18 Pero vosotros guardaos del anatema; no toquéis ni toméis cosa alguna del anatema, no sea que hagáis caer la maldición sobre el campamento de Israel y le traigáis la desgracia. Josué 6:18;

La consecuencia. Su desobediencia fue trágica par el su familia y hasta para sus animales. 19 Entonces Josué dijo a Acán: “Hijo mío, da gloria a Jehová, el Dios de Israel, dale alabanza y declárame ahora lo que has hecho; no me lo encubras.20 Acán respondió a Josué: Verdaderamente yo he pecado contra Jehová, el Dios de Israel; he hecho así y así. 21 Pues yo vi entre los despojos un manto babilónico muy bueno, doscientos siclos de plata y un lingote de oro de cincuenta siclos de peso, lo cual codicié y tomé. Ahora está escondido bajo tierra en medio de mi tienda, y el dinero está debajo. 22 Entonces Josué envió mensajeros, los cuales fueron corriendo a la tienda, y en efecto, todo estaba escondido en su tienda, y el dinero debajo. 23 Lo tomaron de la tienda y lo llevaron ante Josué y todos los hijos de Israel, y lo pusieron delante de Jehová. 24 Entonces Josué, junto con todo Israel, tomaron a Acán hijo de Zera, el dinero, el manto, el lingote de oro, sus hijos, sus hijas, sus bueyes, sus asnos, sus ovejas, su tienda y todo cuanto tenía, y lo llevaron todo al valle de Acor. 25 Allí le dijo Josué: — ¿Por qué nos has turbado? Que Jehová te turbe en este día. Y todos los israelitas los apedrearon, y los quemaron después de apedrearlos.26 Sobre él levantaron un gran montón de piedras que permanece hasta hoy. Así Jehová se calmó del ardor de su ira. Por eso aquel lugar se llama el valle de Acor, hasta hoy.

DAVID FUE ENGAÑADO. Aconteció al año siguiente, en el tiempo que salen los reyes a la guerra, que David envió a Joab, y con él a sus siervos y a todo Israel, y destruyeron a los amonitas, y sitiaron a Rabá; pero David se quedó en Jerusalén. 2 Y sucedió un día, al caer la tarde, que se levantó David de su lecho y se paseaba sobre el terrado de la casa real; y vio desde el terrado a una mujer que se estaba bañando, la cual era muy hermosa. 3 Envió David a preguntar por aquella mujer, y le dijeron: Aquella es Betsabé hija de Eliam, mujer de Urías heteo. 4 Y envió David mensajeros, y la tomó; y vino a él, y él durmió con ella. Luego ella se purificó de su inmundicia, y se volvió a su casa. 2 Samuel 11:1-4; El pecado engaño el corazón de David al pensar que en su posición como rey todo le estaba permitido omitiendo las ordenanzas de Dios. No cometerás adulterio”. Éxodo 20:14; No solo cometió adulterio sino que al ser evidente su pecado, al quedar embarazada ella y al no lograr que su esposo se acostara con Betsabé, mando indirectamente a matarlo. “Venida la mañana, escribió David a Joab una carta, la cual envió por mano de Urías. 15 Y escribió en la carta, diciendo: Poned a Urías al frente, en lo más recio de la batalla, y retiraos de él, para que sea herido y muera”. 2 Samuel 11:14-15; El pecado de David no quedo en oculto pues el profeta Natán vino a él para amonestarle. Leer 2 Samuel 12:1-9;

La consecuencia “Por lo cual ahora no se apartará jamás de tu casa la espada, por cuanto me menospreciaste, y tomaste la mujer de Urías heteo para que fuese tu mujer”. 2 Samuel 12:10; Terribles acontecimientos vinieron a David. Una de sus hijas fue violada por uno de sus hermanos, otro hermano se levantó para vengar la deshonra de la hermana, sus hijos se levantaron para tratar de quedarse con las mujeres de David y con el reino entre otras cosas. El pecado siempre trae graves consecuencias.

Ananías y Safira fueron engañados Pero cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una heredad, 2 y sustrajo del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo sólo una parte, la puso a los pies de los apóstoles. 3 Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad? 4 Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios. Hechos 5: 1-4; El testimonio de los primeros creyentes y su solidaridad, motivaron a esta pareja de esposos a prometer que venderían una propiedad para entregar el producto a la Iglesia naciente para ayudar a los necesitados. Ya la Biblia decía: “Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes.5 Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas”. Eclesiastés 5:4-5; Ellos no cumplieron lo ofrecido, pensaron que su mentira no sería descubierta. El pecado los engañó. Ellos pudieron ofrecer una parte y entregar lo ofrecido, pero ofrecieron todo, al no cumplir con lo prometido mintieron, pecaron.

La consecuencia. Al oír Ananías estas palabras, cayó y expiró. Y vino un gran temor sobre todos los que lo oyeron. 6 Y levantándose los jóvenes, lo envolvieron, y sacándolo, lo sepultaron. 7 Pasado un lapso como de tres horas, sucedió que entró su mujer, no sabiendo lo que había acontecido.8 Entonces Pedro le dijo: Dime, ¿vendisteis en tanto la heredad? Y ella dijo: Sí, en tanto.

9 Y Pedro le dijo: ¿Por qué convinisteis en tentar al Espíritu del Señor? He aquí a la puerta los pies de los que han sepultado a tu marido, y te sacarán a ti. 10 Al instante ella cayó a los pies de él, y expiró; y cuando entraron los jóvenes, la hallaron muerta; y la sacaron, y la sepultaron junto a su marido”. Hechos 5:5-10;

IV EL ENGAÑO DEL PECADO EN EL PRESENTE: Usted está siendo engañado hoy más que nunca y la Biblia dice que su pecado lo alcanzará, “Mas si así no lo hacéis, he aquí habréis pecado ante Jehová; y sabed que vuestro pecado os alcanzará”. Números 32:23; Póngase a cuenta a con Dios. Si el pecado puede afectar a los creyentes cuanto más a los incrédulos. Final del formulario El hombre Vive engañado por el pecado pues piensan que por el hecho de practicarlo a escondida todo está bien, nadie se dará cuenta.

El apóstol Pablo le escribe a Timoteo acerca de los hombres perversos y con ese carácter muy característico en 2 Timoteo 3:13-14 13 más los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados. Leer Romanos 1:18-32; El apóstol Juan registrar las palabras de Jesús. 19 Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. 20 Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. 21 Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios”. Juan 3:19-21;

CONCLUSIÓN. El Señor que nos dice: “Velad y orad, para que no entréis en tentación” (Mateo 26:41) El apóstol Pedro dijo: “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” (1 Pedro 5:8). Pablo escribió a los efesios, “Tomad toda la armadura de Dios…orando…y velando” (6:10-18). Nuestro deber es no pecar, estar pendiente del engaño del pecado, o de lo contrario, este nos afectará, endureciéndonos y llevándonos por el camino ancho. Esto será fatal por sus consecuencias eternas. Usted que nunca se ha arrepentido de sus pecados y ha sido salvo, hoy es su oportunidad. Oremos