/Haciendo tiempo para orar


Haciendo tiempo para orar

¿Que es lo que hace que una persona se aparte de los caminos de Dios?, decida simplemente ya no continuar ¿Es acaso la indiferencia? ¿La falta de buena comunión cristiana? ¿La tentación? El pastor Luis Palau sugeriría la falta de oración.

1.- En  realidad, ¿cuál es tu modelo de oración?

  • Muchos cristianos no tienen idea de lo que es hablar con Dios.
  • Otro gran grupo simplemente tienen a Dios como un salvavidas al que recurren solo en momentos de  desesperación
  • Muchos somos los que  podemos conocer mucho sobre oración pero pocos son los que ejercen este ministerio, la  mayoría conoce los manuales sobre la oración y puede escuchar orar a otros, pero a menos que usted mismo comience a orar, nunca podrá comprender la oración.
  • Martín Lutero dijo: “De la misma manera que la tarea del sastre es hacer ropa, y la del zapatero remendar zapatos, la tarea del cristiano es la oración.”

2.- Secretos de vidas con victoria

  • El secreto de la vida de victoria que vivió Lutero radicaba en su compromiso de pasar tiempo a solas con Dios todos los días.
  • Si consideramos a grandes personajes de la Biblia y de la historia los más sobresalientes y victoriosos siervos de Dios  eran hombres y mujeres de oración. Martín Lutero, Juan Wesley, Hudson Taylor, Billy Graham, Dwight Lyman Moody y hasta el mismísimo Señor Jesús durante su vida en la tierra.
  • La oración es poder.
  • Lo animo a hacerse de un tiempo cada día para hablar con Dios. No le dé sólo treinta segundos mientras se prepara para salir de la casa por la mañana: “Señor, bendice este día, sobre todo porque es lunes…”.
  • Procure ser fiel y ordenado, las horas tempranas en la mañana son las mejores para orar. El evangelista Moody cuando declaró: “Debemos ver el rostro de Dios cada mañana antes de ver el rostro de los hombres.
  • En ocasiones tal vez tenga que orar en otro momento del día. Pero dentro de lo posible trate de tener hábitos consistentes.
  • ” Hágase de tiempo para comenzar cada día a solas con Dios en oración. La Biblia ordena: “Oren sin cesar” (1 Tesalonicenses 5:17 BD). En cualquier momento y cualquiera sea la situación, tenemos libertad para hablar con nuestro Padre.

Si Jesús oraba, ¿acaso no debemos hacer lo mismo? Es sorprendente ver cuánto tiempo pasaba Jesús en oración. El nunca estaba demasiado ocupado para orar. Cuando aumentaban sus obligaciones y tenía que enfrentarse a grandes decisiones, se iba solo a orar. ¿Lo hace usted?