/El poder de la palabra en el Creyente


El poder de la palabra en el Creyente

creyenteEL PODER DE LA PALABRA EN EL CREYENTE. Salmo 19: 7- 14

Dios les bendiga, Bienvenidos hoy continuamos con la segunda entrega de nuestra serie “El Poder De La Palabra” Comenzamos diciendo que la palabra de Dios es inmutable Jesús dijo: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (Mateo 24:35).

El profeta Jeremías nos habla del poder que tiene la Palabra de Dios: ¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra? Jeremías 23:29;

La Biblia es un libro cuyo mensaje es vivo. Al leer sus pasajes sentimos que su mensaje viene al encuentro de nosotros, supliendo nuestras necesidades. Cuando estamos tristes siempre hay palabras de consuelo. Cuando un pecado se presenta y hay arrepentimiento genuino nos Santifica, nos exhorta en nuestro diario vivir a agradar siempre a Dios. La Biblia tiene el poder para alentarnos cuando estamos desanimados, en ella encontramos fortaleza.

El Autor de los Hebreos Dice: “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”. Hebreos 4:12;

Mientras las enciclopedias y las computadoras nos llenan la mente de información y los libros de poesía nos llenan el corazón de sentimientos, la Palabra de Dios va más allá de informarnos. La Biblia Sagrada nos forma. La Palabra de Dios hace que el lector se rinda al Señor y empiece una vida nueva. Pablo dijo en Romanos 10:17; que “la fe viene por el oír la Palabra de Dios”. Un cristiano que no se interesa en leer la Biblia tampoco no está interesado en crecer espiritualmente 2 Pedro 3:18;

En cada generación o época el mensaje de la biblia es siempre relevante. En cuanto a la conducta cristiana, no existe una guía superior a la Biblia. En sus versos encontramos principios para un soltero, casado, ministro, diácono, anciano, miembro y sobre todo pecadores. Aun en la era del Internet su mensaje transciende la barrera de los tiempos. Dios está utilizando el espacio virtual para que su palabra sea conocida y su pueblo edificado. Así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía sin haber realizado lo que deseo, y logrado el propósito para el cual la envié. Isaías 55:11;

En esta mañana una vez más quiero utilizar el salmo 19: 4-14; para hablar del efecto que causa la palabra de Dios en el corazón de los que la leen y la llevan a la práctica.

Este salmo consta de dos partes notablemente diversas por sus temas y su estilo. La primera (v. 1-6) es un himno a la gloria de Dios manifestada en la creación. La segunda celebra las excelencias de la Ley revelada por Dios a su pueblo, Israel (v. 7-11), terminando con una oración humilde y confiada (v. 12-14).

La Biblia es la palabra de Dios escrita; Esto quiere decir que Dios mismo es su autor intelectual. Pedro dijo de las Escrituras: “Porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo. (2 Pedro 1: 21)


LA LEY DE JEHOVÁ ES PERFECTA, V.7

El Salmista David nos enseña que la Ley de Dios, es decir sus instrucciones es perfecta libre de toda corrupción, llena de todo bien, apropiada para el efecto al que fue destinada (2 Ti. 3:17). Nada se le puede añadir; nada se le debe quitar. Por ser perfecta tiene el Poder para:

I CONVERTIR EL ALMA; V. 7b

La Palabra de Dios tiene el poder para para restaurar, o animar el alma, guiada por el Espíritu Santo convencerá de pecado al hijo de Dios. Y si el creyente es obediente se arrepentirá. Sabe por qué peca, por desobediencia o por desconocimiento de la palabra.

Nadie quiere estar débil, ni física ni espiritualmente, junto con la oración, la lectura de la Biblia es la forma más eficaz de recibir fortaleza espiritual. Un gran número de las personas que fracasan en su vida espiritual, fracasan debido a la ausencia de Palabra de Dios en su vida diaria. Se hubieran podido evitar esos fracasos si dichas personas se hubieran propuesto a leer y estudiar la Biblia constante y disciplinadamente; la lectura diaria de la Biblia produce en nuestra vida espiritual, lo que el alimento diario a nuestro cuerpo: vitalidad y fortaleza, porque: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios. Lucas 4: 4; Si hay creyentes que no han sido trasformado en su manera de pensar, en sus emociones, en su carácter, es porque no están alimentándose de la palabra de Dios, y si no se alimentan, el poder de la Biblia no puede afectar su voluntad para un conversión genuina. Romanos 12:1;

II HACER SABIO AL SENCILLO. V7c

Las primeras dificultades que afronta el nuevo creyente son las dudas en cuanto a lo que creemos. Lo que se dice y promete a quien se entrega a Cristo es muy grande y maravilloso, tanto que parecieran ser una fantasía. Es muy fácil que el enemigo siembre dudas en el corazón si no se conoce con certeza la Escritura. Cuanto más se conoce la palabra, más sólida se hace nuestra fe; cuanto más se entiende la Biblia, más se hace parte de nosotros. Si deseamos disfrutar de seguridad en cuanto a la salvación, la fe, el amor de Dios, su perdón, su fidelidad, su misericordia, su ira y juicio, debemos estudiar la Palabra regularmente, ya que ella constituye la única fuente para obtener dicha seguridad. Un hombre humilde será un hombre sabio al tener convicciones basados en la lectura de Biblia, tendrá fe en la eficacia de la oración. La Biblia nos dice como orar, como hacerlo con éxito y de manera que Dios nos responda.

III ALEGRAR EL CORAZÓN; 8b

Una de las bendiciones de la vida cristiana es el gozo; pero con frecuencia los problemas de la vida lo ahogan. Cristo dijo: Estas cosas os he hablado, para que mi gozo este en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido. (Juan 15:11) La lectura de la Palabra de Dios trae gozo al corazón, cualesquiera que sean las circunstancias. Nos alimenta, consuela, anima, desafía a creer en Dios plenamente.

IV ALUMBRAR LOS OJOS. 8 c

La palabra de Dios tiene poder para revelarnos quienes somos de manera correcta. Es por eso que los pecadores que no se arrepienten no la leen: no quieren sentirse condenados. Podemos decir que la Biblia es un espejo de

nuestro espíritu. “Bienaventurados (o dichosos) los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios” (Mateo 5:8). La Palabra de Dios tiene poder para juzgar nuestros pensamientos y las intenciones de nuestro corazón.

V LIBRARNOS DE LOS PECADOS OCULTOS. V.12

La Palabra de Dios tiene un efecto purificador en el creyente; Jesús oró diciendo: Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad. De algún modo la Palabra de Dios limpia al creyente mientras pasa por su mente y su corazón al leerla. Se toma conciencia de lo que es bueno y lo que no agrada a Dios, y como un proceso automático sus mandamientos quedan grabados en lo más profundo de nuestro subconsciente; y este, al presentarse la oferta de pecar, la rechaza. Todo nuevo creyente necesita saber con claridad lo que es pecado y que no lo es. A la luz de su palabra se aclara toda duda respecto la pureza de cualquier cosa de la que no estemos seguros. ¿Con qué limpiará el hombre su camino? Con guardar su palabra (Sal 119: 9) El que estudia la Biblia, aprenderá a distinguir lo que es pecado y será limpio de su pecado; pues al aprender a identificarlo podrá evitarlo. La Biblia nos aleja del pecado o el pecado nos aleja de la Biblia.

CONCLUSIÓN. El salmista nos dice: “En guardarlos hay grande galardón. V-11 y termina diciendo “Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová, roca mía, y redentor mío”. Sal 19:14: Aquí tenemos a alguien que ha llegado a estar bajo la influencia del Poder de la palabra divina. Es amonestado, “iluminado” y enriquecido (grande galardón) a través de la obediencia (11); convencido de pecado y presto para pedir perdón (12), le son dadas nuevas aspiraciones y anhelo de ser íntegro (13), “perfecto”, en cada parte e integralmente como un todo: Como la palabra misma (7) y en particular (14) aceptable a Dios en lo que dice. La palabra de Dios tiene poder para afectar en una manera positiva la vida del creyente, pero está hará efecto en usted si le permite obrar con la ayuda del Espíritu Santo, oremos para que esto así sea.

Ayudas

http://www.pastorcristiano.com/modules.php?name=News&file=article&sid=73

NUEVO COMENTARIO BIBLICO SIGLO VEINTIUNO

ANTIGUO TESTAMENTO G.J. Wenham, J.A. Motyer, D.A. Carson, R.T. France

https://sites.google.com/site/lseckler/poderdelapalabradedios