/Prediquemos la salvación


Prediquemos la salvación

Veamos algunos pasajes clásicos de la Biblia sobre la Salvación.

El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. 2 Pedro 3:9;

Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo. Mateo 13:44;

También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas, 46 que habiendo hallado una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró. Mateo 13:45-46;

Asimismo el reino de los cielos es semejante a una red, que echada en el mar, recoge de toda clase de peces; 48 y una vez llena, la sacan a la orilla; y sentados, recogen lo bueno en cestas, y lo malo echan fuera. 49 Así será al fin del siglo: saldrán los ángeles, y apartarán a los malos de entre los justos, 50 y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes. Mateo 13: 47-50;

¿Qué hombre de vosotros, teniendo cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va tras la que se perdió, hasta encontrarla? 5 Y cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso; 6 y al llegar a casa, reúne a sus amigos y vecinos, diciéndoles: Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido. 7 Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento. Lucas 15:4-7;

¿O qué mujer que tiene diez dracmas, si pierde una dracma, no enciende la lámpara, y barre la casa, y busca con diligencia hasta encontrarla? 9 Y cuando la encuentra, reúne a sus amigas y vecinas, diciendo: Gozaos conmigo, porque he encontrado la dracma que había perdido. Lucas 15:8-9;

Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente. Lucas 15:10;

Una de las preguntas más importantes de la Biblia está registrada en Hechos 16:30, ¿SEÑORES, ¿QUÉ DEBO HACER PARA SER SALVO?

PARA SER SALVO LAS PERSONAS NECESITAN:

ARREPENTIRSE Y CONVERTIRSE.

Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio. Hechos 3:19; La palabra neo testamentaria “arrepentimiento” significa “cambiar” o “cambiar de dirección”. La palabra “convertirse” significa “dar vuelta”. La salvación es un cambio de dirección en la vida de una persona, su forma de pensar, su conducta. Cuando uno es salvo, la vida es cambiada tan radicalmente como si un río cambiara de curso repentinamente. La conversión es volverse de servirse a uno mismo para servir a Dios y a los demás, de confiar en uno mismo a tener fe en Dios, del pecado a la justicia.

NACER DE NUEVO

Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Juan 3:3; Una de las formas más familiares de hablar de la salvación es describirla como “nacer de nuevo. La Biblia usa esta figura en más de una ocasión (jn. 3:3,7; 1 P. 1:23). El Nuevo Testamento también tiene varias referencias similares a la salvación como recepción de una vida nueva. Por ejemplo, en 2 Co.5:l7, se dice que uno es hecho, una “nueva criatura” en Cristo.

SER PERDONADA

“Lávame más y más de mi maldad, y límpiame de mi pecado. Porque yo reconozco mis re­beliones, y mi pecado está siempre delante de mí” Salmo 51:2-4;

Una de las cosas terribles del pecado es la car­ga de culpa que trae sobre las personas. Muchos de nosotros, en un tiempo u otro, hemos sentido como David cuando oraba pidiendo perdón en el Salmo 51:2-4; “Lávame más y más de mi maldad, y límpiame de mi pecado. Porque yo reconozco mis re­beliones, y mi pecado está siempre delante de mí”.

Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones” (Salmo 103:12). “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañarnos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nues­tros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros peca­dos y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:8,9).

SER RECONCILIADAS CON DIOS

“Vuestras ini­quidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios” (Isaías 59:2). La idea de reconcilia­ción yace en el corazón de la doctrina bíblica de la salvación. Reconciliación significa “traer juntos”. Si un esposo y su esposa se han separado y luego vuelven a estar juntos, se han “reconciliado”. Cuando el hijo pródigo dejó su casa, se separó de su padre y su familia, pero más tarde, al volver al hogar, se “reconcilió” con su padre.

SER SANTIFICADAS.

Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios 1 Corintios 6:11;

La santificación no significa “perfección sin pecado” como al­gunas personas creen. Más bien, significa que una persona salvada debiera vivir una vida santa. No obstante, es importante que entendamos el significado de la palabra “Santo” cuando la usamos en este sentido, porque “santo” y “santificado” en realidad tienen el mismo significado. Literalmente significan “separados” o “pues­tos aparte41 para un propósito especial.

VIVIR LA SALVACIÓN COMO ALGO DEL PASADO, PRESENTE Y FUTURO.

Justificados, pues, por la fe, (PASADO) tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; (PRESENTE) 2 por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios (FUTURO). Romanos 5:1-2;

La salvación es una cosa del pasado, del presen­te y del futuro.

CONCLUSIÓN

A griegos y a no griegos, a sabios y a no sabios soy deudor. 15 Así que, en cuanto a mí, pronto estoy a anunciaros el evangelio también a vosotros que estáis en Roma. 16 Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. Romanos. 1:15-16;

13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. 14 ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? 15 ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! Romanos 10:13-15;

Como iglesia, por ningún motivo dejemos de predicar la salvación a los perdidos.