/El pecado de la murmuración


El pecado de la murmuración

PRIMERA IGLESIA BAUTISTA DE MILAGRO

E Mail   pibm@live.com.mx       http://jhonnyquinde.com/

 

 

Pastor Jhonny Quinde Ávila  21 de marzo 2010

 

“EL  PECADO  DE  LA  MURMURACIÓN”  (NÚMEROS  12:1-15)

 

“Haced  todo  sin  murmuraciones  y contiendas” (Filipenses  2:14)

 

Objetivo. Instruir a la iglesia sobre el peligro de la murmuración al considerar varios ejemplos en la Biblia y sobre todo la murmuarion de María y su hermano Araon.

 

INTRODUCCIÒN: ¿Qué es Murmuración en la Biblia? La Mujer del perfume.Mar 14:4-5 Y hubo algunos que se enojaron dentro de sí, y dijeron: ¿Para qué se ha hecho este desperdicio de ungüento? Porque podía esto ser vendido por más de trescientos denarios, y darse a los pobres. Y murmuraban contra ella.

Murmurarμβριμάομαι;  y βριμάομαι  (bufar con cólera); tener indignación.  Culpar,  suspirar con disgusto,  encargar rigurosamente: encargar, estremecer, murmuración.

Juan (12:6) nos explica, y esta observación es de mucha importancia, Porque Judas murmuraba “no por el cuidado que él (Judas) tenía de los pobres; sino porque era ladrón, y tenía la bolsa”, o sea la tesorería del grupo, “y sustraía lo que se echaba en ella.

Aquí vemos cómo, al no discernir la verdadera intención de esta mujer, murmuraron contra ella.  El que murmuró fue Judas, quien era ladrón y quería aparentar piedad y “celo por lo bueno” Juan 12:4-6;

Veamos otro caso:   Stg 4:11-12 Hermanos, no murmuréis los unos de los otros; el que murmura del hermano, y juzga a su hermano, este tal murmura de la Ley, y juzga a la Ley; y si tú juzgas a la Ley, no eres guardador de la Ley, sino juez.  Uno es el dador de la Ley, que puede salvar y perder, ¿quién eres tú que juzgas a otro?..   Aquí “murmurar” tiene otra raíz griega.  Murmurar.  Καταλαλέω; ser un traidordifamador: murmurador.

Veamos que dice la Real Academia Española:

Traicionar. tr. Cometer traición. || 2. Fallar a alguien, abandonarlo. || 3. Delatar con algo de lo que se hace o dice la verdadera intención.

Difamar. (Del lat. diffamāre). tr. Desacreditar a alguien, de palabra o por escrito, publicando algo contra su buena opinión y fama. || 2. Poner algo en bajo concepto y estima. || 3.  Divulgar.

Comentario de Matthew Henry del mismo texto dice: Santiago 4:11, 12

“Nuestros labios deben estar gobernados por la ley de la bondad, la verdad y la justicia. Los cristianos son hermanos. Quebrantar los mandamientos de Dios es hablar mal de ellos y juzgarlos, como si nos pusieran una restricción demasiado grande. Tenemos la ley de Dios, que es regla para todo; no presumamos de poner nuestras propias nociones y opiniones como regla a los que nos rodean, y tengamos cuidado de no ser condenados por el Señor.

Vemos claramente en estos ejemplos cómo el Señor reprueba la murmuración, que es “bufar con cólera”, “indignarse y culpar con disgusto”, “traicionar” por celos, envidia, contención carnal, etc.

Chisme. (Del lat. cimex,)  m. Noticia verdadera o falsa, o comentario con que generalmente se pretende indisponer a unas personas con otras o se murmura de alguna.( Que se hace por envidia , celos, Etc.)   Lev 19:16 No andarás chismeando en tu pueblo

Chismear (del hebreo raquíl). Detractor (como que viaja por todas partes): calumniador, calumniar, chisme, chismear, chismoso. 

Calumniar. (Del lat. calumniari). tr. Atribuir falsa y maliciosamente a alguien palabras, actos o intenciones deshonrosas. || 2.  Imputar falsamente un delito.

¿Cuánto  poder  tienen  las  palabras? Se  dice  que  Sir  Winston  Churchill, el  gran   estadista  británico  obtuvo  todos  sus  triunfos  políticos  y  militares  usando  sólo  dos   armas: su  voz  y  su  pluma. Él  usó  positivamente  el  poder  de  las  palabras.  Pero, ¿Puede  usarse  ese  mismo  poder  para  mal? Definitivamente  que  sí. La  Biblia   nos  dice  que: “Lo  mismo  pasa  con  la  lengua; es  una  parte    pequeña  del   cuerpo, pero  es  capaz  de  grandes  cosas. ¡Qué  bosque  tan  grande  puede  quemarse   por  causa  de  un  pequeño  fuego!” (Santiago  3:5). (Popular  Dios  Habla   Hoy).  

 

Por  esto, Dios  nos  advierte  acerca  del  mal  uso  de  la  lengua, puesto  que  puede  causar  muchísimo  daño  tanto  a las  personas, como  a  la  misma  Obra  del  Señor.  En  nuestro  pasaje  vemos  que  María  y  Aarón, hermanos de  Moisés, hablaron  en  contra  de  él. Dios  calificó  esa  acción  como  un  pecado  y actuó  en  consecuencia.  Veamos  las  enseñanzas  de  este  pasaje  en  relación  al pecado  de  la  murmuración. 

 

I  LA  MURMURACIÓN  ES  UN  PECADO. (12:1).  

 

Nuestro  pasaje  dice: “María  y  Aarón  hablaron  contra  Moisés…”. Es muy   probable  que  hablaran  entre  sí. El  hecho  de  anteponer  el  nombre  de  María  al  de   Aarón  parece  indicar  que  posiblemente  María  fue  la  que habló  mal  de  su   Hermano  y  Aarón  sólo  asintió.   

 

Aarón y su hermana murmuraron contra Moisés a espalda de El, ellos pensaban que nadie los oía, pero Dios si los oyó. Num.12:4-5. Así también pasa con nosotros pensamos que por que el hermano no esta presente no hay ningún problema hablar de El y ponerle mal, pero Dios si nos esta oyendo y a El vamos a dar cuenta. La Biblia Dice:  que por toda palabra vamos a dar cuenta. Mat.12:36-37. Si vamos a hablar que sea de edificación. Ef.4:29. Col.4:6. El chisme o cuento no ayuda en nada y nos metemos en problema con Dios porque pecamos contra El.

 

La  murmuración  consistía  en  una  crítica  en  contra  de  Moisés  por  haber  tomado   una  mujer  cusita,  de Etiopía, algunos dicen que se trataba de Séfora.   La  murmuración  puede  ser  sobre  un  hecho  falso  entonces  recibe  el  nombre  de   calumnia. Pero  también  puede  ser  sobre  un  hecho  verdadero, entonces  se  le  llama  chisme

 

Y  es  que  la  murmuración  y  el  chisme  causa  muchos  estragos. La  Biblia  dice: “El   hombre  perverso  levanta  contienda, Y  el  chismoso  aparta  a  los  mejores  amigos”  (Proverbios  16:28).   Por  eso, Dios  prohíbe  la  murmuración  dentro  de  su  pueblo: “Haced  todas  las   cosas  sin  murmuraciones  ni  discusiones” (Filipenses  2:14) (Biblia  de  las   Américas). . “Donde no hay chismoso, cesa la contienda”. Prov.26:20. El Chisme o el chismoso aparta a muchos de la Iglesia.  Hay hermanos expertos en contar a los nuevos creyentes los males de la iglesia de los líderes o del pastor y su familia, muchos se van por ello.   Debemos  atender  la  voz  del  Señor. 

 

 II    LA  MURMURACIÓN  TIENE  OTROS  MOTIVOS. (12:2a). 

 

Muchas  veces  los  que  murmuran  quieren  aparentar,    están  preocupados por  la obra  de  Dios, por  el  adelanto  de  su  reino  sobre  la  tierra, pero  no siempre  es  así.   En  nuestro  pasaje, se  echa  de  ver  que  los  motivos escondidos  de  María  y  Aarón  al   murmurar  de  Moisés, eran  los  celos  y la  envidia.  

 

 “Estos  son  murmuradores, querellosos, que  andan  según  sus  propios  deseos…” (Judas  16). Quizá  es  un  poco  más  clara  la  versión  popular  Dios  Habla  Hoy: “De  todo  se  quejan, todo  lo  critican  y  solo  buscan  satisfacer  sus  propios  deseos…”.  Haremos  bien  en  examinar  cuáles  son  los  motivos  que  nos  impulsan  a  hablar  en  contra  de  los  demás. 

 

III  LA  MURMURACIÓN  ATRAE  EL  CASTIGO  DE  DIOS. (12:3-  16).  El  resto  de  este  capítulo  nos  habla  de  la  acción  de  Jehová  ante  el pecado  de  la   murmuración  de  María  y  Aarón. Podemos  dividir  la  acción de  Dios  en  tres: 

 

(1) Dios  oyó. 

 

(2) Dios  amonestó. 

 

(3) Dios  castigó. 

 

Primeramente  Dios  oyó. Los  que  murmuran, calumnian  o  chismean deben saber   que  antes  que  los  escuchen  los  hombres, primero  que  nadie, Dios ya  lo  ha  oído.   El  versículo  3 Habla de la mansedumbre de Moisés. Pero  Dios  si  toma cartas  en  el  asunto. 

 

Dios  amonestó. El  Señor  llamó  de  pronto  a  los  tres hermanos: Moisés, Aarón  y  María.  El  texto  hebreo dice: Súbitamente.   Nosotros  debemos  tener  cuidado  pues  no  sabemos  cuando  nos llamará  el Señor. 

 

El  Señor  les  explicó  que  hay  diferentes llamamientos. Ellos  habían  sido llamados  a  ser  profetas. Dice  la  Biblia  que  Aarón  era  profeta: “Entonces el  Señor  dijo  a  Moisés: Mira, yo  te  hago  como  Dios  para  Faraón, y  tu hermano  Aarón  será  tu  profeta” (Éxodo  7:1) (La  Biblia  de  las Américas). Asimismo, María  también  era   profetisa: “Y  María  la profetisa, hermana  de  Aarón, tomó  un  pandero  en  su  mano,  y  todas  las mujeres  salieron  en  pos  de  ella  con  panderos  y  danzas” (Éxodo 15:20). 

 

Pues  a  ellos, Dios  les  hablaría  de  una  manera, por  medio  de  sueños  y visiones. Pero  de  una  manera  muy  diferente   hablaría  con Moisés. Cara  a cara, claramente  y   no  por  figuras. Además  a Moisés le  era  concedido  ver la  apariencia  de  Jehová.   Dios  da  a  entender  que  si  bien  ellos  tienen  un  ministerio, Moisés tiene un ministerio  superior. Por  eso  les  pregunta: “… ¿Por qué, pues, no  tuvisteis temor  de  hablar  contra  mi  siervo Moisés?”   Aún  cuando  Moisés  no  era para  nada  un  hombre  perfecto, ellos debieron  tener   temor  de  hablar  mal de  él.  

 

La  Biblia  dice  que  los  ángeles  santos  temen  hablar  mal  de  los demonios:  “Mientras  que  los  ángeles, que  son  mayores  en  fuerza y  en  potencia, no  pronuncian  juicio  de  maldición  contra  ellas delante  del  Señor” (2  Pedro  2:10 11).  Asimismo, el  arcángel Miguel  no  se  atrevió  a  hablar  mal  del  diablo: “Pero  cuando   el arcángel  Miguel  contendía  con  el  diablo, disputando  con  él  por el cuerpo  de   Moisés, no  se  atrevió  a  proferir  juicio  de  maldición contra  él, sino  que  dijo: El   Señor  te  reprenda” (Judas  9). 

 

El  ejemplo  de  David:  “Después  de  esto  se  turbó  el  corazón  de David, porque había  cortado  la  orilla  del  manto  de  Saúl. Y  dijo  a sus  hombres: Jehová  me  guarde  de  hacer  tal  cosa  contra  mi señor, el  ungido  de  Jehová, que  yo  extienda  mi  mano  contra él; porque  es  el  ungido  de  Jehová” (1  Samuel  24:5 6).  

 

Nuestro  pasaje  dice  que  Dios  se  enojó  pues  su  ira  se  encendió contra ellos. Los  dejó  ahí, la  nube  se  apartó  del Tabernáculo  y enseguida  María se  volvió  leprosa.   Cuando  Aarón  la  ve así, corre hasta  donde  está  Moisés y  confiesa que  pecaron  al   hablar  mal  de él, que  actuaron locamente. Entonces  Moisés  oró  al  Señor  para  que María  fuese  sanada y Dios  le  dice  que  sea  puesta  fuera  del campamento  durante   siete  días  y después  volverá  a  la congregación.  

 

El  pecado  de  murmuración  de  María  y  Aarón, más  que  lastimar  a Moisés o  menospreciar  cuestionar  su  autoridad, estaba  cuestionando la  autoridad de  Dios,  pues  fue  el  mismo  Señor  quien  lo  puso  en esa  posición.   ¡Ojala cada  uno  de  nosotros  decida  tener cuidado de no abrir   sus labios para   hablar  mal  de otros! 

 

¿COMO LIBRARNOS DEL CHISME?  ¿Hermanos como podemos librarnos del pecado del chisme? Escuchar al chismoso con agrado o tolerancia, lleva su culpa también. Nos libramos del chisme cuando amamos al prójimo. Mat.22:39.  Toda amonestación debe ser con amor y en la cara de frente, no ha espalda, esto es honradez fraternal y tiene la aprobación de Dios. No prestemos atención al chismoso para no caer en este pecado imitemos a Dios que no anduvo en rumores oscuros.

 

CONCLUSIÒN: Hermanos evitemos el pecado del chisme recuerde que  daremos cuenta a Dios por ello. A Dios no le agrada el chisme la calumnia de nada ni de nadie enfrentemos los problemas de frente hablemos de frente y no a espalda es cobardía y desagrada a Dios. No prestemos oído al chisme exhortemos a quien lo haga o llegue a nuestras casas con cualquier chisme para que se corrija el error. Seamos sabio en nuestro hablar hablemos solo palabras que sean para edificación de los oyentes. No palabras vanas que no son de provecho para nadie.

 

Así que,  todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros,  así también haced vosotros con ellos;  porque esto es la ley y los profetas. Mateo 7:12;

Puede ver nuevos temas del autor  visitando http://jhonnyquinde.com/