/¿Quienes somos los bautistas?


¿Quienes somos los bautistas?

¿QUIÉNES SOMOS LOS BAUTISTAS?      Nuestra identidad denominacional.

 

 

1 Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, 5 un Señor, una fe, un bautismo, 6 un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos. Efesios: 4:1, 5-6;

¿Quiénes son los bautistas? ¿Son una secta o una denominación cristiana? ¿Cuál fue su origen, cómo se extendieron, y dónde se los encuentra en la actualidad? ¿Cómo entienden la Gran Comisión de Jesús? ¿Qué creen los bautistas, junto con otros cristianos, acerca de la naturaleza de Dios y su revelación de sí mismo, la creación de todas las cosas, la humanidad y el pecado, la obra salvadora de Jesucristo, llegar a ser un cristiano y vivir como tal, y las últimas cosas? ¿Qué es lo que afirman con respecto a Jesucristo como Señor, la autoridad de la Biblia, la obra del Espíritu Santo, la iglesia como una congregación, el bautismo por inmersión del creyente, el sacerdocio de todos los creyentes, la ordenación al ministerio, la cena del Señor y la libertad religiosa? ¿Cómo toman los bautistas decisiones éticas hoy en día?…. y otro temas.

Cómo los bautistas pasaron, de ser un puñado de creyentes perseguidos a ser una comunidad mundial, la cual es en la actualidad uno de los grupos protestantes más numerosos en el mundo. Más de cien millones de creyentes en el 2000. Los cuatros temas que hemos preparado para esta serie no será suficiente para responder a todas estas preguntas. Pero si trataremos algunos aspectos básicos de nuestra identidad denominacional.

ORIGEN DE LOS BAUTISTAS (No está en Juan el Bautista)

Los comienzos de los bautistas se remontan a la Reforma Protestante del siglo XVI. Sus inicios los encontramos más o menos en 1609, un pastor llamado Juan Smyth (Separatista) se convenció de que solo los creyentes debían profesar el bautismo, y que éste no debía ser aplicado a los infantes. Smyth fue graduado, y durante una época incluso maestro de la Universidad de Cambridge. A partir de su propio estudio de la Biblia, Smyth comenzó a dar énfasis a la conversión personal, la libertad religiosa y a la membresía regenerada de la iglesia. Por motivo de que estas ideas no eran bien recibidas en Inglaterra, Smyth y su pequeño grupo de seguidores huyeron a Amsterdam, Holanda, alrededor de 1607. En Amsterdam, alrededor del año 1609, Smyth formó una nueva iglesia fundada en la conversión personal por medio de la fe en Cristo, seguida del bautismo para los creyentes. Los historiadores consideran ésta como la iglesia bautista más antigua en la historia moderna, a pesar de que este grupo de creyentes no utilizó el nombre de “bautistas”.

Tomás Helwys, un devoto laico, se convirtió en el líder de un remanente de la iglesia en su regreso a Inglaterra en 1611, donde fundaron la iglesia bautista más antigua en suelo inglés. Helwys preparó una de las más tempranas confesiones de fe bautista en 1611, y al año siguiente publicó El misterio de la iniquidad, mediante el cual hizo un llamado a una completa libertad religiosa para todos.


Hacia 1650 existían ya más de cuarenta iglesias bautistas generales en Inglaterra. Otro grupo, el de los “bautistas particulares”, surgió en 1638. Este grupo seguía más de cerca la teología de Juan Calvino.

COMO MOVIMIENTO ORGANIZADO, los bautistas tienen su origen en Inglaterra, después de un paso breve por Holanda, a comienzos del siglo XVII. Muchos en aquel entonces sentían que la Iglesia de Inglaterra, que había sido renovada durante la Reforma, no había avanzado lo suficiente en la eliminación de las prácticas de la Iglesia Católica Romana y en el desarrollo de una doctrina genuinamente evangélica. Desde el principio, los bautistas buscaron edificar sus creencias y conducta estrictamente sobre las Escrituras. Ninguna historia de los inicios bautistas puede eludir el papel de la Biblia en sus inicios.

Ellos Insistieron en que una iglesia genuina incluye solamente a aquellos que se han arrepentido de sus pecados y han sido bautizados como creyentes nacidos de nuevo por la fe en la obra de Cristo. Afirmaban que Cristo, y solamente Cristo, es Señor de la iglesia, que la Biblia es la máxima fuente de autoridad y que el hacer discípulos es el corazón de la Gran Comisión. En asuntos espirituales las iglesias están sujetas solamente a Cristo. Dios puso al Estado para el cuidado del bienestar físico de la sociedad, pero no le dio atribuciones para funcionar como guardián espiritual. No puede autorizar ni “establecer” una forma de culto determinada, ni prohibir alguna religión con la cual no simpatiza.

Los primeros bautistas aceptaron la autoridad de las Escrituras y creyeron en la salvación por medio de la gracia de Dios a través de la fe. Ellos creían que la iglesia debía constituirse únicamente de gente convertida, que cada iglesia era libre de nombrar a su propio pastor, y que cada miembro tenía libertad bajo Dios para orar, leer la Biblia e interpretar la fe. Creían en la segunda venida de Cristo, mas no fijaron ningún tipo de horario o agenda para la su venida.

EL VOCABLO BAUTISTA, como un nombre que describe a un cuerpo de cristianos, se usó por primera vez en idioma ingles en el siglo XVII. Fue más bien un apodo forjado por sus opositores que un nombre creado por ellos. No les gustaba. Los así llamados BAUTISTAS preferían ser denominados, creyentes bautizados, hermanos cristianos, discípulos de Cristo, o cristiano neo testamentarios

En 1644, los bautistas publicaron “La confesión de fe de aquellas iglesias que son comúnmente conocidas (aunque falsamente) como anabautistas” (rebautizadores). Un panfleto publicado en 1650 lleva el título “Las iglesias de Cristo en Londres, bautizadas”. Por lo que conocemos, el nombre “bautista” se aplicó primero a aquellos cristianos por inmersión alrededor del año 1644. Sin embargo, con el tiempo el nuevo apodo prendió, y fue comúnmente usado hasta más o menos después de 1750. Ellos creían que restablecían la verdadera iglesia de Cristo.

En realidad, se desconoce el origen del nombre, BAUTISTA, en su sentido denominacional. Si se tuviese que arriesgar una conclusión en base a los datos a mano, esta sería: el nombre BAUTISTA aparece primero en Alemania (Taufer), en el siglo XVI y luego en Inglaterra en siglo XVII sin los auspicios de ningún representativo. Fue apodo no aceptado por aquellos a quienes dirigía.

Hacia 1644 la inmersión era ya costumbre entre los bautistas ingleses. Su confesión de fe de 1644 especificaba que “el modo y manera de dispensar esta ordenanza [el bautismo] es presentado en las Escrituras por medio del sumergimiento o inmersión del cuerpo entero bajo el agua”. Desde entonces, los bautistas alrededor del mundo han practicado el bautismo por inmersión total.

Para los bautistas, la cuestión de trazar su historia remota debería aparecer nada más que como un estudio interesante. Los bautistas ni tienen el más pequeño interés en arrebatar a los hechos de la historia su verdadera trascendencia; Nuestra confianza está en el nuevo testamento, y no n una genealogía eclesiástica, para la validez de nuestra organización eclesiástica, de nuestras ordenanzas, de nuestros ministerios

A partir del siglo XVIII, el nombre BAUTISTA comenzó su evolución hacia la respetabilidad. Debido a la fidelidad de los feligreses, a los frutos de la investigación histórica, a la práctica consecuente de los principios, y al crecimiento grande de las iglesias, la denominación llamada -BAUTISTA- se cuenta entre las más grandes del cristianismo. Los nombres –bautistas-, antes repudiados y despreciados, ahora evocan el respeto y la admiración de grandes sectores del cristianismo.

Justo Anderson en su libro-Historia de los Bautistas Tomo II añade: A la luz de todo el estudio historiográfico, considero que la historia denominacional bautista comenzó con la publicación de la Confesión de fe de las iglesias bautistas-particulares-en el año 1644, en Inglaterra. Me doy cuenta de que ya había congregaciones bautistas en plena función antes, y, a pesar del hecho de que la inmersión fue introducida en algunas de ellas alrededor del año 1640, prefiero fijar 1644 como la fecha del comienzo oficial de nuestra denominación, por tres razones a saber: PRIMERA, porque para aquel año casi todas las congregaciones inglesas de los así llamados-bautistas- particulares y generales habían constituido el bautismo de creyentes por inmersión-como una práctica común; SEGUNDA, la confesión de fe represento un conjunto de siete congregaciones, unidas en una especia de –asociación- que demuestra plenamente la concreción del principio de la cooperación voluntaria, o sea, una vida corporativa; TERCERA, a partir de aquella fecha, un historiador, sin tener que abandonar las reglas de la investigación histórica científica, puede trazar una línea ininterrumpida de congregaciones y de asociaciones bautistas que han mantenido las mismas doctrinas y practicas enunciadas en la mencionada Confesión Tal “Camino Histórico”, por angosto y sinuoso que sea, constituye “La historia de la denominación bautista”.

SU EXTENSIÓN. Tres grandes fuerzas han estado trabajando para hacer que la fe bautista sea una confraternidad mundial:

PRIMERO, inmigrantes procedentes de Europa llevaron sus convicciones de bautistas a Norteamérica, Australia, Nueva Zelandia y África del Sur. En realidad, muchos de ellos habían huido de su tierra en busca de liberación de una iglesia denominada por el estado. Más tarde, inmigrantes de Norteamérica, huyendo de la devastación de la Guerra Civil, fundaron iglesias bautistas en Sudamérica. Estos fueron seguidos por colonizadores europeos, entre ellos bautistas, que se empeñaron en la evangelización y bienestar de sus vecinos latinoamericanos.

La iglesia bautista más antigua en el continente americano se formó en 1639 en Providence, Rhode Island, y fue fundada por Rogelio Williams.

SEGUNDO, misioneros trasplantaron sus vidas a todas partes del mundo para compartir su fe con otros. Guillermo Carey, un zapatero remendón Inglés, llevó el evangelio a la India en 1793. La sociedad bautista misionera de Londres fue fundada para sostener sus esfuerzos y mandar después a otros misioneros. Los bautistas norteamericanos organizaron en 1814 una recolección de fondos para sostener a Ana y Adoniram Judson como misioneros en Birmania, Indochina y así se ha ido extendiendo la palabra de misioneros en Tierras Foráneas.

EN TERCER LUGAR, la Biblia misma ha sido la fuerza propulsora del crecimiento bautista. Por ejemplo, la fe bautista llegó espontáneamente a las repúblicas socialistas de la Unión Soviética, cuando en 1867 un comerciante, Nikita Veronin, estudiando la Biblia encontró en ella una serie de principios como aquellos de los bautistas. Sólo más tarde Veronin llegó a saber que otras personas que vivían muy lejos de Rusia creían lo mismo que creía él. Hay actualmente millones de creyentes en la Unión Soviética.

Según Wikipedia. En 2002, había más de 100 millones de bautistas en todo el mundo, y más de 33 millones en Norteamérica.2 La asociación bautista más grande es la Convención Bautista del Sur, con más de 16 millones de miembros en sus iglesias asociadas.3(A la cual pertenecemos).

Ayudas.

(Cyril E. Bryant, -Conozca el Pueblo Bautista-, C.B.P.)

(Justo C. Anderson, – Historia de los bautistas tomo I C.B.P.)

(Enrique C. Vedder, Breve historia de los Bautistas, C.B.P).

NOSOTROS LOS BAUTISTAS. Publicado por la Casa Bautista de Publicaciones, en forma electrónica, con permiso de la Baptist World Alliance. Febrero de 2000.

http://es.wikipedia.org/wiki/Iglesias_bautistas