/Mi Crecimiento en Cristo, Primeros pasos en la vida cristiana

En este estudio queremos pensar en el segundo aspecto de nuestra salvación. Queremos saber cómo podemos lograr la victoria sobre el pecado en la vida diaria.

Mi Crecimiento en Cristo, Primeros pasos en la vida cristiana

TAREAS. Se realizarán durante la semana.   Leer: Hechos de los Apóstoles, capítulos 15 al 21. (Tachar cada número al leer el capítulo correspondiente).

 Para Aprender: Gálatas 2:20. Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

  • Para Hacer: Visitar nuevamente a las dos personas por cuya salvación está orando. Invítelas nuevamente a acompañarle para escuchar la predicación del evangelio a la iglesia o al grupo. Compre y obséquieles ejemplares del Evangelio de Juan. Léales Juan 10: 1-10 y dígales  que Dios les ama y desea que tengan una vida abundante, y que leyendo este Evangelio podrán hallar para sí el secreto de una vida tan hermosa.

 

PREGUNTAS PARA CONTESTAR

Nuestra salvación del pecado es una obra de Dios que presenta tres aspectos: (1) Fuimos salvados de la pena del pecado (Justificación); (2) estamos siendo salvados del poder del pecado (santificación); y (3) seremos salvados de la presencia del pecado (glorificación). De la totalidad de esta obra divina podemos decir con Pablo que “estamos persuadidos de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará  hasta el día de Jesucristo” (Filipenses 1:6). En este estudio queremos pensar en el segundo aspecto de nuestra salvación. Queremos saber cómo podemos lograr la victoria sobre el pecado en la vida diaria.

  1. Según 1 Tesalonicenses 4:3a, ¿cuál es la voluntad de Dios para nosotros?

      ______________________________________________________

  1. Según 1 Juan 1:8 y 10 hay dos cosas que el creyente NO puede decir SIN FALTAR A LA VERDAD. ¿Cuáles son?
  • Que no tiene _____________________ (1 Juan 1:8)
  • Que no ha ________________________ (1 Juan 1:10)

Es decir, tenemos que reconocer que aún siendo hijos de Dios por la fe en Jesucristo, conservamos una naturaleza que nos inclina para lo malo, y que a veces cedemos a ella y cometemos pecado.

  1. En 1 Corintios 10:13 se nos dice que cuando somos tentados, Dios es fiel para hacer dos cosas:

      (1) No os dejará ___________________________________________


 (2) Sino que dará también ___________________________________

  1. ¿Qué se le promete en Santiago 1:12 al hombre que soporta la tentación?

      Que recibirá ______________________________________________

  1. ¿Qué promesa encontramos en Santiago 4:7?

      Que si resistimos al diablo,  _________________________________

  1. Según 1 Pedro 5:9 a, ¿Cómo debemos resistir al diablo?

      En la ___________________________________________________

  1. No debemos exponernos adrede a la tentación. Las Escrituras dicen que hay ciertas cosas de las cuales debemos huir. ¿Cuáles son según las citas que siguen?
  • 1 Corintios 6:18 _________________________________
  • 1 Corintios 10:14 _______________________________
  • 1 Timoteo 6:9-11 ________________________________
  • 2 Timoteo 2:22 _________________________________
    1. ¿Qué ordenó Cristo que hicieran sus discípulos para no entrar en tentación, según Mateo?

      __________________________ y __________________________

  1. En Mateo 4:4, 7 y 10 encontramos el arma que Cristo mismo utilizó para vencer la tentación. ¿Cuál fue?

      ______________________________________________________

Pero si con presunción nos exponemos adrede a la tentación, o si descuidamos la oración y la meditación en la Palabra de Dios, no tardaremos en caer en pecado.

  1. Cuando pecamos, ¿qué debemos hacer, según 1 Juan 1:9?

      ______________________________________________________

  1. Cuando confesamos nuestros pecados, ¿qué promete Dios hacer, según 1 Juan 1:9?
  • ___________________________ nuestros pecados. Y
  • ______________________________ de toda maldad

El pecado interrumpe nuestra comunión con Dios y nos expone a su disciplina paternal (Hebreos 12:6-11). Somos restaurados a la comunión con Dios por medio de la confesión. La confesión debe ser DIRECTA (a Dios, y no a una sacerdote humano); debe ser INMEDIATA (tan pronto como somos conscientes de haber pecado); debe ser  ESPECIFICA (nombrado el pecado cometido por su nombre); y debe ser HONRADA (aceptando todo el peso de nuestra culpa personal). Cuando así le confesamos nuestro pecado, Dios nos  PERDONA y nos LIMPIA.

¿Cómo lo sabemos? ¿Por alguna sensación emotiva? ¡No! LO SABEMOS POR EL TESTIMONIO DE LA PALABRA DE DIOS. Por tanto, hecha la confesión, debemos confiar en la promesa y dar gracias por la bendición recibida.

Pero el creyente sincero anhela algo mejor que una vida de continuas caídas y restauraciones. Anhela una vida de victoria. Aunque sabe que la perfección no se alcanza en está vida, sabe también que “todo aquel que es nacido de Dios no practica (Habitual y continuamente) el pecado” (1 Juan 3:9). Veamos, pues, en qué consiste el secreto de la libertad del poder del pecado.

  1. Según Gálatas 5:17 existe dentro del creyente un conflicto entre

_________________________  y  __________________________

  1. ¿Qué decía Pablo acerca de sí mismo en Romanos 7:18?

______________________________________________________________________________

En Romanos 7:14 – 25 el apóstol Pablo (sin duda uno de los mejores cristianos que ha vivido) confiesa la lucha espiritual que sostenía dentro de sí mismo. Identifica a los “contrincantes” en esa lucha como sigue:

YO contra EL PECADO QUE MORA EN MI (vv.17,20)EL HOMBRE INTERIOR contra MIS MIEMBROS (VV.22,23) LA MENTE contra la CARNE (vv.25)

En el capítulo ocho de romanos nos revela cómo obtuvo la victoria.

  1. De acuerdo con Romanos 8:2, ¿qué es lo que nos libra de ley del pecado y de la muerte?

______________________________________________________________________________

  1. De acuerdo con Romanos 8:13, ¿Cómo podemos “hacer morir las obras de la carne”?

Por el  ___________________________________________________

  1. ¿Qué es la vida para el creyente, según Filipenses 1:21 a?

Para mí el vivir es ________________________________________

  1. ¿Quién vive en el creyente según Gálatas 2:20?

_________________________________________________________

  1. Según 2 Corintios 3:17 a ¿quién es el Señor?

El Señor es _______________________________________________

  1. “Andad en el Espíritu, y no satisfaréis el deseo de la carne” (Gálatas 5:16, Versión Hispano – Americana).

Andar en el  ______________________________________________

Colosenses 2:6 dice: “Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él”. Recibimos a Cristo en nuestro Corazón por fe. Entonces  hemos de “andar en él”, es decir vivir la vida cristiana, también POR FE.

Concluimos, pues cinco cosas que hacer cada día: (1) RECONOCER que tenemos una naturaleza propensa al mal (Romanos 7:18); (2) COMPRENDER que nosotros mismos no podemos vencer el pecado que mora en nosotros (Romanos 7:14 –17); (3) RECORDAR que Cristo, por su Espíritu, ahora mora en nosotros las obras de la carne (Romanos 8:9); (4) PEDIR al Señor que por su Espíritu haga morir  en nosotros las obras de la carne (Romanos 8:13) y que se encargue de vivir su vida de santidad en y por medio de nosotros (Gálatas 2:20); y (5) CREER que el Señor hará lo que le hemos pedido (1 Juan 5:14 – 15). Procure practicar estas cinco cosas en su diaria CITA CON DIOS.

Adaptado del libro  “Mi Crecimiento en Cristo”  De James Crane.  CBP: